Los mirabeles fueron introducido en el Baixo Miño procedente del centro de Europa (Selva Negra), sobre el 1940, adaptandose perfectamente al clima. Esta conserva es muy tradicional en nuestra zona, realizandose en la epoca de recolecta, sobre Julio y pudiendose comer durante todo el año.

Ingredientes

  • 4 Kg. de mirabeles no demasiado maduros
  • 2 litros de agua
  • 1 Kg. de azúcar
  • Botes de cristal

Preparación

Se lavan bien los mirabeles con agua por inmersión para retirarles el polvo, posteriormente se secan y se les quita el rabo, si es que alguno lo conserva. Con un rallador fino se le hacen unos rascaditos en la piel algo profundos para evitar que exploten al hinchar en la cocción.

A parte preparamos un almíbar con los dos litros de agua y el kilo de azúcar. Una vez hecho todo esto y habiendo previamente esterilizado los botes y sus tapas con agua hirviendo procedemos a llenarlos con los mirabeles apretándolos bien y rellenando el bote con el almíbar. Tenemos que apretarlos un poco para evitar que floten y queden fuera del almíbar, con lo que producirían una coloración menos agradable en los frutos no expuestos al almíbar.

Una vez llenos cogemos una olla ancha y mediada de agua ponemos los botes al baño maría y cerrados (No apretados de todo). El tiempo de cocción dependerá del tamaño de los botes, para botes de 250ml será de 15 minutos y si fuese de 500ml será de 20 minutos.

Pasado este tiempo los sacamos del baño y le damos con ayuda de un paño de algodón el último apretón. Dejamos reposar unos meses y listo para degustar solos, acompañados de una copita de aguardiente o como ingrediente para la tarta de mirabeles.

Es recomendable voltear los botes durante sus primeras semana cada 2 o 3 dias, para que el almíbar embeba bien todos los mirabeles.

Fuente:Mirabeis en almibar por Mª del Carmen Martínez“, en “La Guardia en Imágenes“.