ANTONIO SOTO CANALEJO: LIDER DE LA PATAGONIA REBELDE

(Activista)

Antonio Gonzalo Soto Canalejo nació el 8 de octubre de 1896 en la ciudad de Ferrol. Su padre fallece en la guerra de Cuba, poco después de nacer Antonio. Cuando cumple tres años su madre vuelve a casarse y emigran a Argentina. Ante los problemas familiares con su padrastro, su madre decide enviarlo nuevamente a Galicia.

En 1914 regresa a Buenos Aires con su madre. Por aquellos años la ciudad de Buenos Aires era un hervidero político: huelgas, manifestaciones, periódicos anarquistas incitaban a la lucha y resistencia. En ese clima crece Antonio. A los 22 años se incorpora en una Compañía de Teatro, que hacia giras por puertos patagónicos. Llega así a Río Gallegos y queda cautivado por el clima obrero de la ciudad, a tal punto que deja la compañía de teatro y se incorpora en la Sociedad Obrera de la ciudad, donde se va formando como líder sindical.

En mayo de 1920 Antonio fue elegido Secretario General de la Sociedad Obrera de Río Gallegos. En esa época la tensión obreros-patrones rurales iba in crescendo. Los estancieros, preocupados por la crisis de la lana y el nivel de organización obrera, solicitan ayuda a Buenos Aires.

La represión no se hizo esperar. A partir de enero de 1921 la autoridad militar movilizó a marinos y policías para reprimir a los huelguistas en cualquier lugar que le hallaren. En poco tiempo encarcelan a los cabecillas. Antonio Soto, logra escapar de la persecución con la ayuda de “Doña Máxima Lista”, una gallega que le oculta en las afueras de Río Gallegos.

La noche del 6 al 7 de diciembre sería la más larga de la vida de Antonio Soto. Junto con un grupo de huelguistas resistentes, es arrinconado por los militares en la Estancia Anita, en la zona de El Calafate. Se debaten en las últimas discusiones, huir.. , negociar… , resistir hasta las últimas. Deciden parlamentar con los militares. Los enviados con bandera blanca son fusilados sin más. Ante este panorama Antonio Soto arenga a sus últimos compañeros a huir.

Protegidos la noche, Antonio Soto seguido por doce huelguistas se internan en los bosques patagónicos para cruzar la cordillera hacia Chile. Esa noche los militares realizan una auténtica cacería humana. De los 500 a 600 huelguistas rendidos, fueron asesinados en la “Anita” entre 200 y 250. Durante todo el conflicto murieron alrededor de 1500 trabajadores.

Soto y su pequeño grupo logran cruzar la cordillera y perseguidos por el ejército argentino y los carabineros chilenos logran llegar a Puerto Natales donde la Federación Obrera lo oculta y luego lo envía a Punta Arenas, de donde le facilitan la salida hacia Valparaíso.

En esta ciudad conoce a Amanda Souper, con la cual se casa y se traslada a Iquique, al norte de Chile. Con ella tiene cinco hijos. Pasados algunos años se traslada a Santiago donde desarrolla una actividad política clandestina. Las persecuciones le obligan a cambiar de domicilio continuamente. Regresa al sur. En Puerto Natales instala el cine “Libertad”. La actividad no va bien. Regresa a los trabajos de rurales y hasta coloca un puesto de ventas de frutas y verduras. Es asesor durante muchos años de los Sindicatos del Sur Chileno. En 1936 desea regresar a España, para pelear en la guerra civil, pero su salud no se lo permite. En 1938 se casa por segunda vez con Dorotea Cárdenas. De esta unión nace su hija Isabel. En 1945 se radica en Punta Arenas trabajando como obrero en una fundición de arreglo de motores de barco. Luego coloca un puesto de frutas en el mercado, luego un restaurante y pensión.

En esos años funda el Centro Republicano Español, el Centro Gallego, la filial Cruz Roja Internacional- En 1962 abandona todo tipo de trabajo. El 11 de mayo de 1963 fallece en Punta Arenas. Tenia 65 años.