Lengua, Tierra y Porvenir

Somos hijos de la lengua gallega. Así quedo establecido y proclamado ante la faz de los pueblos de la tierra, cuando el 25 de julio de 1920 se celebró, a instancias de las Irmandades de Fala, por primera vez el día de la patria gallega.

Desde entonces, y desde los tiempos, Galicia se asienta en un territorio de geografía entrañable, pero la filiación gallega viene de la lengua; se manifiesta en la cultura que ella expresa.

La cultura es un modo único, diferenciado, de ser en el mundo, No es el goce de los exquisitos pocos sino ese vínculo sutil, inapresable a veces pero de contundente presencia, que recorre e iguala la carne y la sangre del humilde campesino y del más encumbrado terrateniente. Del hombre de pocas letras y del ilustre sabio.

Amamantados en la Fala hemos recibido el bautismo en los valores que dan sentido y reciedumbre al modo gallego de ser con el mundo.

Puede este sencillo homenaje � y más que homenaje: canto de amor a la patria de la lengua y a sus hijos � puede, repito, parecer una exaltación nacionalista: Y puede que a algunos extrañe el tono y el estilo, después de los resultados de las últimas elecciones gallegas. Sin embargo, juzgo que es el momento más propicio para decir que las reformas políticas y sociales que una mayoría del pueblo gallego considera necesarias, deben producirse sin merma ni daño de los valores que nos expresan

No se trata de un mandato de tierra arrasada, sino de incorporar nuevas libertades y nuevas posibilidades, agregándolas a la vieja matriz del humanismo gallego. El de Rosalía y el de Castelao, cuyas ideas progresistas no entraron jamás en conflicto con su definición universal y gallega.

Las campanas de la Historia han llamado a avanzar.

El impulso del paso nos viene desde los talones, desde el suelo, desde la tierra de la doce Fala.

Feliz Día de la Patria y por mil primaveras más !!!!

Roberto Eiriz Estévez

Saúde e Terra

Publicado anteriormente en PlanetaGalego