Las 5 reglas más importantes que deben conocer los castellanoparlantes que quieran aprender gallego.

1. En la ortografía oficial (no así en la etimológica o reintegracionista), no existen las siguientes grafías del castellano, sino que en su lugar…

GE XE (xermánico)
GI XI (ximnasio)
J X / LL (xefe, agulla)
Y I / X
/ LL / L
(raia, hoxe, pallaso, lenda…)
2. Tampoco es habitual encontrar diptongos crecientes:

UA A (calquera, catro…)
UE O (sorte, roda…)
IE E (pedra, terra…)

Sin embargo son abundantes los diptongos decrecientes:

OU (cousa, dous, outro, chourizo…)
OI (coidar, loita, noite, troita…)
EI (leite, peixe, queimar…)
3. Los pronombres se colocan detrás del verbo y pegados a él (deiche un bico). Pero cuando están influidos por ciertas palabras se colocan detrás de ellas y antes del verbo (non chas quero, nunca o comas, sempre te vexo, penso que te confundes…).
4. En gallego no existen los tiempos verbales compuestos (excepto si consideramos como tal la perífrasis del tipo Teño cantado moitas veces esa canción):

he cantado cantei
había cantado cantara
hubiese cantado cantase
5. El posesivo siempre lleva artículo (a miña casa, o noso gato…). En caso de parentesco cercano es optativo (meu pai / o meu pai, nosa filla / a nosa filla…) y no se debe poner en exclamaciones (¡meu Deus!, ¡ai meu primo!).